De Corazón Marinero

Posts Tagged ‘Far de Sant Sebastià

Far de Sant Sebastià

 

El Far de Sant Sebastià se levanta majestuoso en la cima de una colina de la que tomó su nombre, se encuentra situado sobre un acantilado muy escarpado de color rojizo a 168 metros sobre el nivel del mar entre la playa de Tamariu y la de Llafranch, en pleno corazón de la Costa Brava.

Al Faro se puede acceder en coche o a pie si deseamos hacer una bonita excursión y conocer los caminos de ronda típicos de la Costa Brava. Si así lo hacemos, y escogemos salir desde la preciosa playa de Tamariu el camino comienza en la zona rocosa de la Musclera que va bordeando los preciosos paisajes costeros en la que los pinos y las caletas nos acompañan hasta llegar allí.

Si decidimos hacer la excursión desde la bonita playa de Llafranch el camino empieza subiendo por unas escaleras, pasando después por una calle bordeada de bonitas casas desde la que se disfrutan unas magníficas vistas y así seguiremos andando por bonitos paisajes hasta llegar arriba.

Una vez llegamos al lugar desde su gran mirador podemos gozar de la belleza del mar y la playa de Llafranch. Muy cerca del Faro se encuentra la ermita, la torre de vigilancia y los restos del poblado ibérico de Sant Sebastià de la Guarda.

La torre de vigilancia se construyó para avisar a la población de las posibles incursiones piratas y data del siglo XV. La ermita y la hostería fueron construidas durante el siglo XVIII. Actualmente la hostería se ha reconvertido en un hotel de lujo.

El Faro se inauguró el 1 de octubre de 1857 y se encuentra en un punto marítimo estratégico y es, aún hoy, uno de los más potentes del Mediterráneo. Está catalogado faro de primer orden y constituye desde su construcción el punto de referencia internacional del extremo SW del golfo de Lleó. Se electrificó en 1940 y en 1970 se instaló el radiofaro. Está formado por una torre cilíndrica blanca de 12 m. de altura sobre un edificio blanco con tejados rojos.

Un beso marinero.

Montserrat

 

  • Autor de la foto Danferb
  • Desde esta web puedes contemplar la vista del Faro.
  • Desde aquí puedes ver el mapa.

Él forma parte de mi, como yo de su paisaje, de su luz. Han sido muchos los años en que nuestras vidas se han cruzado, desde muy pequeñita que cada verano cuando estaba de vacaciones en Tamariu iba de excursión con mi familia al Far de San Sebastià .

farss-0051Cada noche desde la playa de Tamariu veía pasar sus halos luminosos, cuya luz orientaba a los navegantes. Eso hacia que niñas como yo se quedaran boquiabiertas mirando su reflejo en el agua del mar.

La excursión por la ladera del monte bordeando el agua era increíble, las vistas un regalo de la naturaleza para los ojos y el corazón. Pasábamos por zonas rocosas, por caminitos muy estrechos que bordeaban al mar y subíamos por lugares muy empinados y resbaladizos de la montaña llena de pinos. Todo ello daba a nuestra expedición carácter de aventura.

Cuando llegábamos a destino pensaba que todo el esfuerzo merecía la pena, allí estaba el Far, mi Far de Sant Sebastià, me sentía atraída por sus formas redondeadas, por la luminosidad del blanco de sus paredes y por su majestuosa presencia que me envolvía.

farss-006

Su monumental cúpula de cristal me atraía como un imán, era maravilloso casi tocar su magia, su luz, esa luz que tanto me gustaba, salía de aquellos cristales que estaban ahí a un palmo de mi mano. Me pasaba mucho rato quieta delante del Far contemplandolo, deseaba retener su imagen.

En ese mismo lugar estaba la Ermita de su mismo nombre (siglo XVIII) que siempre visitábamos, me gustaban mucho esos instantes de recogimiento y paz. Otro de los bueno momentos de la tarde era cuando merendábamos en los bancos del mirador teniendo a nuestro alcance una vista que se perdía en el horizonte del mar.

Era un ritual familiar esperar a que encendieran el Faro, cuando esto pasaba todavía disfrutábamos un poco más del lugar y retomábamos el camino a casa. Lo hacíamos serpenteando la carretera, era demasiado oscuro y peligroso volver por donde habíamos venido, el camino de vuelta también tenía su gracia.

farss-003

Ya de nuevo en casa, como cada noche, después de cenar salía afuera y me sentaba en la tumbona de rayas azules que tanto me gustaba y me pasaba un buen rato contemplando mi Far del que en esos instantes salían las ráfagas más luminosas que nunca. Era su manera de darme las gracias por haber ido a visitarlo.

!Que afortunada me siento de haber vivido esto!

Un beso marinero.

Montserrat

 

  • Imágenes: De la red
  • Texto: Montserrat Monleón
  • Creative Commons License El texto está bajo licencia de Creative Commons.


¡Bienvenidos Marineros!

Tesoros del Mar

Días Marineros

mayo 2017
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Lo que me aporta el mar

La libertad de vivir la vida navegando desde mi corazón marinero.

Idiomas Marineros

Puertos Marineros

Licencia Creative Commons



Creative Commons License
Esta obra está bajo licencia Creative Commons y puede reproducrise bajo los términos de la misma, salvo el contenido protegido con © Copyright que pertenece a sus respectivos autores.

Barcos Veleros

  • 334,893 hits

Marineros del Mundo

Miradas Marineras

Costa brava webcam - Tamariu - Spain