De Corazón Marinero

Posts Tagged ‘Tamariu

Far de Sant Sebastià

 

El Far de Sant Sebastià se levanta majestuoso en la cima de una colina de la que tomó su nombre, se encuentra situado sobre un acantilado muy escarpado de color rojizo a 168 metros sobre el nivel del mar entre la playa de Tamariu y la de Llafranch, en pleno corazón de la Costa Brava.

Al Faro se puede acceder en coche o a pie si deseamos hacer una bonita excursión y conocer los caminos de ronda típicos de la Costa Brava. Si así lo hacemos, y escogemos salir desde la preciosa playa de Tamariu el camino comienza en la zona rocosa de la Musclera que va bordeando los preciosos paisajes costeros en la que los pinos y las caletas nos acompañan hasta llegar allí.

Si decidimos hacer la excursión desde la bonita playa de Llafranch el camino empieza subiendo por unas escaleras, pasando después por una calle bordeada de bonitas casas desde la que se disfrutan unas magníficas vistas y así seguiremos andando por bonitos paisajes hasta llegar arriba.

Una vez llegamos al lugar desde su gran mirador podemos gozar de la belleza del mar y la playa de Llafranch. Muy cerca del Faro se encuentra la ermita, la torre de vigilancia y los restos del poblado ibérico de Sant Sebastià de la Guarda.

La torre de vigilancia se construyó para avisar a la población de las posibles incursiones piratas y data del siglo XV. La ermita y la hostería fueron construidas durante el siglo XVIII. Actualmente la hostería se ha reconvertido en un hotel de lujo.

El Faro se inauguró el 1 de octubre de 1857 y se encuentra en un punto marítimo estratégico y es, aún hoy, uno de los más potentes del Mediterráneo. Está catalogado faro de primer orden y constituye desde su construcción el punto de referencia internacional del extremo SW del golfo de Lleó. Se electrificó en 1940 y en 1970 se instaló el radiofaro. Está formado por una torre cilíndrica blanca de 12 m. de altura sobre un edificio blanco con tejados rojos.

Un beso marinero.

Montserrat

 

  • Autor de la foto Danferb
  • Desde esta web puedes contemplar la vista del Faro.
  • Desde aquí puedes ver el mapa.
Anuncios

El primer contacto con mi playa fue en el vientre de mi madre, allí ella era muy feliz y así lo percibí. Cuando nací ya se había creado un vínculo mágico con ese rinconcito marinero de la Costa Brava que forma parte de lo que soy.

Tamariu era la naturaleza en estado puro. Un lugar en donde encontré mis primeros tesoros de infancia: Los corales rojos y las conchas marinas. Allí aprendí a nadar; me hice amiga de los peces de colores que se bañaban conmigo y sentí la libertad que da el mar.

Me gustaba mucho recoger piedras en su orilla y jugar en la arena con el cubo y la pala; lo que más me divertía era hacer castillos y montañas, que salían según quería mi imaginación: tan pronto hacia un castillo medieval, como una casa marinera, o la montaña más alta del mundo.

tamariu-001Pasear al atardecer por el camino rocoso de La Musclera desde donde se podía contemplar toda la playa, disfrutar de la salida y la puesta del sol, contemplar las tonalidades de sus aguas según iba avanzando el día, escuchar el susurro de los pinos al atardecer al compás de la brisa y bañarme cuando llovía; eran otras de las sensaciones maravillosas.

Sus noches de luna llena han sido las más mágicas que he vivido, era como si la pudiera tocar con la mano. Es la luna más redonda, luminosa, y grande que he visto jamás. Su reflejo en el mar iluminaba el paisaje que parecía de película; en cualquier momento podía aparecer un barco pirata.

Para mi Tamariu es mi casa, una casa abierta en donde tengo unas cuantas habitaciones : Aigua Dolça, la Platja dels Lliris, la Cova d’en Gispert, Aigua Gelida , La Musclera, el Far de Sant Sebastià todos forman parte del paisaje de esa zona de la Costa Brava y yo de su mar.

foto

Otras de las cosas que me encantaban y no me perdía ni una sola noche era cuando salían los pescadores con las típicas teranyines. Ver como las preparaban para hacerse a la mar, encendían las lámparas, colocaban las redes, y con todo listo se echaban a la mar era un ceremonial que me embrujaba. A la mañana siguiente cuando me levantaba me asomaba y miraba si estaban los pescadores en la playa remendando las redes dañadas con la pesca de la noche anterior, verlos me tranquilizaba, eso quería decir que todo había ido bien.

Las reuniones semanales de los pescadores en Can Patxei cantando habaneras, iluminados solamente con la luz que salía de las cazuelas en donde preparaban el cremat, sus conversaciones, su franqueza, la manera sencilla y sana que tenían de enfocar la vida, todas estas vivencias se iban sumando a las noches inolvidables que marcaron mi infancia.

Tamariu es a mi como yo soy a ella, formamos parte de un todo, nos unen vínculos indestructibles que perdurarán para siempre.

Un beso marinero.

Montserrat

En la “40 Edición de la Cantada de Habaneras de Calella de Palafrugell” del 01.07.2006 el “Grup Peix Fregit” cantó una preciosa habanera dedicada a Tamariu.

Aquí la tenéis: Tamariu – Peix Fregit

 

  • Imágenes: De la red
  • Texto: Montserrat Monleón
  • Creative Commons License Texto bajo licencia de Creative Commons.


¡Bienvenidos Marineros!

Tesoros del Mar

Días Marineros

noviembre 2017
L M X J V S D
« Dic    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Lo que me aporta el mar

La libertad de vivir la vida navegando desde mi corazón marinero.

Idiomas Marineros

Puertos Marineros

Licencia Creative Commons



Creative Commons License
Esta obra está bajo licencia Creative Commons y puede reproducrise bajo los términos de la misma, salvo el contenido protegido con © Copyright que pertenece a sus respectivos autores.

Barcos Veleros

  • 339,130 hits

Marineros del Mundo

Miradas Marineras

Costa brava webcam - Tamariu - Spain