De Corazón Marinero

Posts Tagged ‘Cala

Aigua Gelida n’és molt bonic,
tant si és de dia com si és de nit.
Sempre que hi vagis a barquejar,
jo t’asseguro t’agradara.

Aigua Gelida

Cantando esta habanera íbamos en barca bordeando la costa, a una cala pequeñita de la Costa Brava, muy cerca de Tamariu, que contaba con un encanto extraordinario en aquella época en la que la belleza de su paisaje y la transparencia de sus aguas eran vírgenes.

Esperaba con mucha ilusión el día de las vacaciones en el que el Sr. Joan, pescador y amigo de mi familia, nos avisaba que el tiempo era óptimo para navegar. El entrañable pescador vivía un par de casas más allá de la que alquilaba mi familia cada mes de Septiembre en Tamariu. Cada año íbamos varias veces a visitar la bonita Cala, como mínimo una por mar y dos andando. Tanto de una manera como de otra era un placer para la vista y una riqueza para el corazón.

Por mar la vista era impresionante para una niña pequeña con una imaginación desbordante preparada para vivir aventuras de tesoros y piratas, de sirenas y pescadores, o de cualquier cosa que se me ocurría en aquel momento, me sentía privilegiada. En la caleta pasábamos el día, nos bañábamos en sus cristalinas aguas, comíamos lo que habían preparado mi madre, mi tía y mi abuela y contemplábamos el paisaje. Era un lugar frecuentado por los submarinistas que exploraban su fondo marino y pescaban pulpos que eran la riqueza de la zona.

Aigua Gelida

Cuando la excursión era por la montaña, salíamos desde Tamariu caminando bosque adentro rodeados de un paisaje lleno de árboles que los recuerdo majestuosos. Era el mismo bosque donde íbamos a buscar setas, un lugar de belleza increíble al que las máquinas accedieron cuando entré en la adolescencia y me supo muy amargo el camino que allí empezaron a abrir, el que después daría paso a una urbanización que mutiló el paisaje y lleno la montaña de casas.

Cuando llevábamos sobre media hora andando llegábamos a un lugar, una especie de balcón de la naturaleza, rodeado de pinos y rocas, que se asomaba a la Cala. Entonces el tiempo se paraba al igual que nosotros para contemplar y gozar del sonido del mar, del murmullo de los árboles y del regalo que significaba estar allí. Era el principio de lo que nos esperaba en un día único y especial, en el que toda la familia era feliz. Había una roca en un lado de la caleta que era la nuestra, en donde cada año hacíamos la foto oficial que inmortalizaba nuestra estancia allí, aunque el recuerdo mayor lo llevábamos en nuestro corazón.

Llevo muchos años sin ir a Aigua Gelida, puede que algún día lo haga, de momento me quedo con el bello recuerdo de mis días de infancia cuando visitándola sentía emociones que me han acompañado siempre.

 

Un beso marinero.

Montserrat

 

  • Imágenes: De la red
  •  

  • Texto: Montserrat Monleón
  • Creative Commons License El texto está bajo licencia de Creative Commons.

El primer contacto con mi playa fue en el vientre de mi madre, allí ella era muy feliz y así lo percibí. Cuando nací ya se había creado un vínculo mágico con ese rinconcito marinero de la Costa Brava que forma parte de lo que soy.

Tamariu era la naturaleza en estado puro. Un lugar en donde encontré mis primeros tesoros de infancia: Los corales rojos y las conchas marinas. Allí aprendí a nadar; me hice amiga de los peces de colores que se bañaban conmigo y sentí la libertad que da el mar.

Me gustaba mucho recoger piedras en su orilla y jugar en la arena con el cubo y la pala; lo que más me divertía era hacer castillos y montañas, que salían según quería mi imaginación: tan pronto hacia un castillo medieval, como una casa marinera, o la montaña más alta del mundo.

tamariu-001Pasear al atardecer por el camino rocoso de La Musclera desde donde se podía contemplar toda la playa, disfrutar de la salida y la puesta del sol, contemplar las tonalidades de sus aguas según iba avanzando el día, escuchar el susurro de los pinos al atardecer al compás de la brisa y bañarme cuando llovía; eran otras de las sensaciones maravillosas.

Sus noches de luna llena han sido las más mágicas que he vivido, era como si la pudiera tocar con la mano. Es la luna más redonda, luminosa, y grande que he visto jamás. Su reflejo en el mar iluminaba el paisaje que parecía de película; en cualquier momento podía aparecer un barco pirata.

Para mi Tamariu es mi casa, una casa abierta en donde tengo unas cuantas habitaciones : Aigua Dolça, la Platja dels Lliris, la Cova d’en Gispert, Aigua Gelida , La Musclera, el Far de Sant Sebastià todos forman parte del paisaje de esa zona de la Costa Brava y yo de su mar.

foto

Otras de las cosas que me encantaban y no me perdía ni una sola noche era cuando salían los pescadores con las típicas teranyines. Ver como las preparaban para hacerse a la mar, encendían las lámparas, colocaban las redes, y con todo listo se echaban a la mar era un ceremonial que me embrujaba. A la mañana siguiente cuando me levantaba me asomaba y miraba si estaban los pescadores en la playa remendando las redes dañadas con la pesca de la noche anterior, verlos me tranquilizaba, eso quería decir que todo había ido bien.

Las reuniones semanales de los pescadores en Can Patxei cantando habaneras, iluminados solamente con la luz que salía de las cazuelas en donde preparaban el cremat, sus conversaciones, su franqueza, la manera sencilla y sana que tenían de enfocar la vida, todas estas vivencias se iban sumando a las noches inolvidables que marcaron mi infancia.

Tamariu es a mi como yo soy a ella, formamos parte de un todo, nos unen vínculos indestructibles que perdurarán para siempre.

Un beso marinero.

Montserrat

En la “40 Edición de la Cantada de Habaneras de Calella de Palafrugell” del 01.07.2006 el “Grup Peix Fregit” cantó una preciosa habanera dedicada a Tamariu.

Aquí la tenéis: Tamariu – Peix Fregit

 

  • Imágenes: De la red
  • Texto: Montserrat Monleón
  • Creative Commons License Texto bajo licencia de Creative Commons.


¡Bienvenidos Marineros!

Tesoros del Mar

Días Marineros

julio 2017
L M X J V S D
« Dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Lo que me aporta el mar

La libertad de vivir la vida navegando desde mi corazón marinero.

Idiomas Marineros

Puertos Marineros

Licencia Creative Commons



Creative Commons License
Esta obra está bajo licencia Creative Commons y puede reproducrise bajo los términos de la misma, salvo el contenido protegido con © Copyright que pertenece a sus respectivos autores.

Barcos Veleros

  • 336,309 hits

Marineros del Mundo

Miradas Marineras

Costa brava webcam - Tamariu - Spain